Una de las formas de apuestas que más atraen a la gente son las apuestas en vivo. Prácticamente todas las casas de apuestas ofrecen la posibilidad de apostar una vez que han comenzado los partidos. Resulta muy atractiva la idea de apostar a un evento deportivo mientras lo estás siguiendo por televisión o radio, puesto que de esta manera tienes mucha más información sobre lo que está ocurriendo y será más sencillo elegir la opción adecuada para ganar un buen dinero.

Ejemplos Prácticos

Por ejemplo, imaginemos que estamos viendo un partido de tenis en televisión ( o vía internet ). A través de las imágenes podemos percibir con mayor exactitud si los jugadores están motivados a través de sus gestos, o si están demasiado nerviosos, e incluso si están algo bajos de forma porque no llegan a la bola con rapidez. Prestar atención al lenguaje corporal en deportes individuales como el tenis es muy importante para hacer buenas apuestas en directo.

Otro ejemplo, ahora de fútbol.

Imaginemos que un partido va 1-0 y quedan 20 minutos para terminar. Si estamos viéndolo sabremos si el equipo que va perdiendo está dominando y teniendo ocasiones de empatar o si por el contrario, el que va ganando tiene la posesión y casi no le crean peligro, por lo que su victoria parece clara.

Casas de Apuestas

Cada casa de apuestas selecciona los deportes y los partidos a los que quiere dar la opción de apostar en vivo. Normalmente suelen ser los eventos más importantes, aunque a veces también aparecen competiciones más desconocidas como dardos, badminton, etc. La casa de apuestas

Betfair es una de las que más potencia las apuestas en directo, y entre otras virtudes, destaca que tiene la opción de apostar a todos los partidos de tenis de los torneos, mientras que otras casas solo seleccionan algunos de ellos.

Las apuestas en directo presentan un problema que hay que tener siempre muy presente. Al ser apuestas que haces rápidamente, sobre la marcha, hay que no dejarse llevar por la emoción del momento, y al igual que hacemos con las apuestas pre partido, debemos tener un control en todo momento de las cantidades que apostamos. Es muy corriente apostar más de lo adecuado porque al ver el partido, a veces te da la sensación de que va a pasar algo de forma obvia, y en muchas ocasiones esto no ocurre. Por ejemplo un dominio abrumador de un equipo sobre otro, apuestas una cantidad elevada por él pensando que el gol llegará antes o después porque lo ves muy claro, pero no consiguen marcar.